miércoles, 3 de marzo de 2010

Ante mí




“La sonrisa iluminada no se había apagado en
la noche de las raíces”
J. L. Ortiz



Mi corazón cada amanecer
                              espera    una carta

hilera de palabras reveladas
ante iluminada sonrisa
encontrar la magia del tiempo
            -esa misma-

la visión desorienta
    paraliza la memoria
        estremece el alma

fantasmal imagen de años
se refleja ante cristal misterioso

labrados rayos fugaces
susurran en la noche de raíces
                             -sola   siempre sola-

mi voz detenida
      sobre tibio aroma de jazmines
titila blanca esfera
      sobre almohada somnolienta

ardientes labios danzan
     cuerpo que reposa
         tempestad de latidos
                             -nunca más sola-

ante mí
           soy    yo misma
                        -locura    misterio    anhelo-

No hay comentarios: