miércoles, 3 de marzo de 2010

Unas manos




Dedicado a mi abuela Bibi
Detrás de la vidriera de la vida
llega a mí un bello recuerdo

una imagen muy querida
muchas veces añorada

-una figura  un rostro  unas manos-

cierro mis ojos
          hago un largo viaje
          profundo hasta los recuerdos
                                          de mi alma

visualizo unas manos
callosas por trabajo duro  parejo
-cortos dedos  palma ancha  uñas cortas-

manos que se mueven
           como vuelo de palomas blancas

acarician mi cabello  mi cara de niña
          como un peine de plumas de cristal

manos que buscan un abrazo cálido
          sentir una risa cantarina
           -la alegría de cada día-

hoy te evoco
                     abuela añorada

en esas manos rugosas
                    rodeada de blancos gansos

que te avisan
                        mí llegada cada verano